lunes, 4 de julio de 2011

El reposo de los hippeastrum


Hace unos días, una buena amiga me pedía que le diera mi opinión sobre el reposo de los hippeastrum, circunstancia que aproveché para reflexionar sobre mi experiencia en el cultivo de estas plantas. Como ya indiqué en mi primera entrada de este blog, mi ignorancia sobre el cultivo de hippeastrum era absoluta, por lo que  tuve que acudir a las fuentes habituales de la "web", en las que, generalmente, se hacía referencia al reposo o descanso anual. Sin embargo, en ningún sitio se definía con precisión lo que se podía entender por reposo, aunque si se podía intuir que el bulbo, después del esfuerzo que supone la floración, necesita un descanso para reponer fuerzas e iniciar su nuevo ciclo con suficiente energía. Respecto a cuándo hay que iniciar el reposo, no he encontrado unanimidad en las fuentes consultadas y, a veces, son bastante contradictorias. He visto casos que hablan de que se debe iniciar en el mes de septiembre y otros, como la Wikipedia,  que nos remite al invierno. En resumen, después de todo lo leído, de lo que se trata es de dejar de regar y fertilizar la planta durante parte del invierno "para inducir un reposo anual", como se recoge en la enciclopedia referida, y reanudar aquellas tareas dos meses y medio después. 


Confieso que, en mi primer año cultivando hippeastrum, seguí, casi, con fe religiosa las recomendaciones sobre el reposo que daban las fuentes indicadas anteriormente, pero al observar directamente la evolución y el desarrollo de las plantas comenzaron a asaltarme multitud de dudas. Así, pude comprobar que las hojas de  los hippeastrum seguían creciendo en las épocas en las que se afirmaba que tenía que iniciarse el reposo. Bien es cierto que, para que crezcan las hojas de los bulbos, no es necesario que se les riegue, pero, no lo es menos, que, con el riego y la fertilización en ese momento de su ciclo vegetativo, se va a facilitar y mejorar su desarrollo y, en consecuencia, el "engorde" y la acumulación de reservas y energía para afrontar la nueva floración y, en su caso, la producción de semillas. Cuando descarté el reposo en el cultivo de mis hippeastrum, pude observar que, en el período en el que aquel se recomendaba, si bien es cierto que no salían nuevas hojas y las ya existentes  crecían más lentamente a lo alto, no lo es menos que sí aumentaban a lo ancho. También, recordaba que, a los hippeastrum que hay en algunos huertos de Ojós, los que habrá sembrados directamente en la tierra de los jardines y, sobre todo, los que crecen en su habitat natural ningún humano podría inducirles al reposo anual. Por ello, me parece poco recomendable seguir la indicación que se recoge en la Wikipedia de que es recomendable trasladar las macetas a un lugar fresco en invierno para buscar una temperatura óptima entre 13 y 4 grados centígrados, no sólo porque, si se encuentran en una zona donde se den temperaturas cálidas en invierno, supondría una incomprensible eliminación de una de las condiciones que se dan en su habitat natural, sino también porque un período tan prolongado sin humedad en las raíces podría dañarlas y su restauración un retraso en el crecimiento del bulbo y un derroche innecesario de energías en reponerlas. 


Al cultivarse los hippeastrum, generalmente, fuera de su habitat natural, creo que de lo que se trata es de crearles unas condiciones lo más parecidas a aquel. De toda la información que he recogido, se deduce que se desarrollan óptimamente en zonas cálidas y los grandes productores las buscan para ubicar en ellas sus grandes explotaciones, como es el caso de Terra Viva Bolbos que tiene en la ciudad brasileña de Santo Antonio de Posse, situada en el estado de Sao Paulo, 12.000 hectáreas dedicadas, fundamentalmente a la producción de hippeastrum, que cultiva durante todo el año.

En la zona donde yo vivo en la Región de Murcia, se dan unas magníficas condiciones para el cultivo de los hippeastrum. Salvo tres meses de calor extremo, que van desde mediados de junio a mediados de septiembre, y unos pocos días de frío, desde mediados de diciembre a mediados de febrero, el resto del año se dan unas temperaturas primaverales. Durante muchos días de invierno se pueden alcanzar hasta los 25 grados centígrados al sol y este año durante varios días del mes de enero se registraron temperaturas de más de 30 grados centígrados a la sombra, llegándose, incluso, un día a los 36, que es una temperatura habitual en pleno verano. Por ello, durante los meses de calor extremo, procuro proteger los hippeastrum de una exposición directa al sol y, cuando empiezan a descender las temperaturas, a partir de mediados de septiembre, poco a poco, voy colocándolos al sol y, en todo caso, sigo regándolos y fertilizándolos con normalidad, con las lógicas precauciones para evitar el exceso de humedad que pueda hacer posible la aparición de hongos. En resumen, yo no les doy el reposo anual, que habitualmente se recomienda. Es más, yo creo que hay una circunstancia que puede inducir a error en todo este asunto del reposo anual, y es que, como hacen todas las plantas, cuando son sometidas a temperaturas extremas y diferentes a las que soportan en su habitat natural, reducen y hasta pueden paralizar su actividad, y esto es lo que le ocurre a los hippeastrum que se encuentran a la intemperie en zonas con temperaturas bajas en invierno. Yo si los cultivara en zonas frías lo que haría sería exponerlos, dentro de los posible, al máximo a las zonas soleadas. Y si se pueden tener en zonas tipo invernadero o similar, mucho mejor. Pero en ningún caso darles reposo. Y esto lo hago extensible a todo tipo de bulbosas, sobre todo a partir de mi experiencia con unas semillas de fressia que coloqué, sin esperanzas de que pudieran germinar, en una jardinera con geranios que regaba con normalidad durante todo el año. Pues bien,  las procedentes de semillas dieron flores a la siguiente temporada con un vigor y una floración mayor que las que fueron sometidas al reposo anual y que dejé de regar a finales de mayo.


Y la siguiente es una foto de mi "hippe" favorito en una toma en la que se observan con claridad los trazos rosados.


Maravillosa esta cantante brasileña: Simone.



15 comentarios:

  1. Ventura, supongo que tienes razón con eso del reposo. Mis bulbosas las dejo tal cual en su maceta. Aparto esta a un rinconcito de la terraza para que no "afeen" el resto de plantas. Aquí el invierno es frío y muchas veces lluvioso, quiero decir que aunque deje de regar la propia lluvia riega las plantas. Al año siguiente vuelven a florecer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Kumquat. Pero es que en el caso de los hippeastrum, no pierden las hojas, salvo que se hielen, y, en consecuencia, no afean.

    Por cierto, jamás he pasado tanto frío como en Granada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ventura, estuve lendo todo con mucha atención, te felicito por tu reflexión!!!! Este invierno voy hacer como dices, incluso fertilizarlos, a ver si en primavera veo cambios, mejor decindo, flores...

    ResponderEliminar
  4. Cris, espero que te sean útiles mis reflexiones y que te den muchas flores tus "hippes". Un último consejo: Si está muy húmedo el sustrato, por las frecuentes lluvias de tu zona, no pongas los "hippes" al sol, aunque sea invierno, ya que también los puede pudrir. Yo el año pasado perdí algunos creyendo que el sol invernal era más suave y no los iba a dañar y al final me equivoqué.Espera que el sustrato se seque y si los puedes poner a cubierto y evitar las lluvias invernales de tu zona mejor. Ahí llueve mucho.

    ResponderEliminar
  5. Claro que si Ventura, tus reflexiones son muy utiles y me va bien las ler de vez en cuando, porque entre tantos géneros diferentes, uno se olvida de algunos detalles. Te agradezco tus consejos, y tiene mucha lógica, porque tal como los cactos, el frio y humedad es fatal para ellos. La mayoria de mis Hipp estan en el invernadero, y otros juntos a la pared, que es donde estan más protegidos. Otras bulbosas estan desprotegidas, porque el espacio no llega para todas.
    Cuando puedas, dime el nkp del fertilizante que estás usando ahora, si no es molestia. Es que estoy en duda si les doy ahora uno más fuerte en potasio o en fósforo. Creo que ahora, en este periodo les iria bien el con más fósforo, para fortalecer sus raices, y en inicio de primavera empezar con uno más fuerte en potásio para estimular la floración. Que dices?

    ResponderEliminar
  6. Cris, te he hecho un comentario sobre los fertilizantes en Google+. No obstante lo repito resumido: estas son las características del fertilizante que estoy utilizando ahora: 14 - 7 - 14 +2.

    En este enlace está todo más detallado

    http://www.distribucion-abonos-insecticidas.com/admin/fichiers/produits/531_1.pdf

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ventura, voy ahora a g+ a verlo. Ya vi el link que has puesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, yo vivo en Galicia y no les doy reposo invernal por que sus hojas siguen verdes, bien cierto es que los tengo en una galería orientada al sur, cuando florecen los paso a otra galería con orientación noreste y florecen de fábula!

      Eliminar
  8. Hola Ventura, muy interesante tu blog y tu punto de vista sobre el cultivo de los hipes, fruto de tu experiencia. Yo no tengo ninguna experiencia cultivando hipes, en el jardín que cuido, la señora trajo un par de bulbos de hipe, allá por Mayo, los planté en sendas macetas y al mes ya tenían la flor en pleno apogeo. Ahora lo tengo al solete en sus macetas respectivas y los riego cuando veo que se seca el sustrato. Vivo en San Lorenzo del Escorial, aquí en invierno nieva y hiela, desde Diciembre hasta Marzo seguro, esta casa cuenta con un viejo invernadero de cristal donde sobreviven los geranios durante el invierno. Si he entendido bien tu concepto de cultivo, ¿debo mantener los hipes en el invernadero cuando comiencen los fríos y regarlas de vez en cuando sin dejarles el reposo que recomineda en tantas páginas que he consultado en Internet? La verdad es que es un follón porque en cada sitio dicen algo diferente!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Carlos,y gracias por los halagos al blog, que, por cierto, tengo un poco abandonado al estar ocupado en otros asuntos.

    En relación con los "hippes" que cultivas en San Lorenzo del Escorial te hago una primera recomendación: Cuando preveas que las temperaturas van a bajar de cero grados, llévalos al invernadero. Conozco la zona y es extremadamente fría en invierno y se podría perder el bulbo.

    En cuanto al reposo, te puedo decir que todas las plantas ante temperaturas extremas, tanto de frío como de calor, "reducen" su actividad independientemente de la acción humana. Yo no comparto la teoría de algunos que vinculan reposo con ausencia de riego.

    Para concluir y para tu caso concreto te recomiendo que cuando comiencen los fríos invernales coloques las macetas en el invernadero, comprueba el nivel de humedad del sustrato y a no ser que esté extremadamente seco no lo riegues. El principal riesgo para la salud de los "hippes" es el exceso de humedad. Cuando pasen los fríos invernales y veas que comienzan a salir las nuevas hojas comienza a regar sin encharcar después de poner un poco de abono granulado de disolución lenta.

    Espero que te sean útiles mis recomendaciones.

    Saludos.

    Ventura

    ResponderEliminar
  10. Buenos días, este febrero me regalaron un bulbo de esta planta y en tan solo 15 días el tallo triplico su tamaño y floreció con total normalidad, creo que el clima caluroso que ha hecho en alicante este invierno ha favorecido a que se adelante su floración. La duda que me surge es qué hacer ahora con el tallo que dio lugar a las flores, ya que estas se han marchitado, las he retirado pero en la parte superior se han quedado como unas bolitas, no se si pueden ser futuros bulbos o si debo de retirar el tallo cortándolo y empezar con la fase de abono y riego ligero para que reponga fuerzas.
    Muchas gracias por adelantado ;)

    ResponderEliminar
  11. Susana, las bolas contienen semillas envueltas en una especie de "película" marrón oscura. Si no cortas el tallo y esperas que las bolas se abran, las semillas que contienen las puedes sembrar cuando la temperatura supere de un modo estable los 23 grados centígrados. Para ello tienes que humedecerlas previamente en agua durante unos siete u ocho días sin quitar la película y posteriormente sembrarlas en un sustrato previamente regado y a esperar que germinen, lo que comprobarás cuando emerja del sustrato una pequeña hojita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la aclaración, esperare entonces a que se abran :D

      Eliminar
    2. este ano recolecte las semillas de mis bulvos y las puse en agua y ahi germinaron todas , y recien he tranplantado aprox unos 150 plantulas y estoy sumamente dichosa. y leo que estan tardando 3 anos en florecer, gracias por retroalimentarme

      Eliminar
    3. Cuídalas con cariño y verás recompensado tu esfuerzo cuando florezcan.

      Eliminar